Empresas

Cómo afrontar el fracaso

Businessman sinking in heap of documents

Cuando un proyecto en el que estamos comprometidos ve su final abrupto, justo o injustamente, la carga emocional de ese traspiés puede ser fatal. Cuando nos dan la patada y el muchas gracias, sólo hay un camino posible: seguir adelante. He aquí cómo lograrlo en 5 pasos.

1. Averigúa el porqué
Nunca te quedes con el consuelo de las vaguedades: averigúa exactamente el porqué del final de su trabajo. Hay dos buenas razones para ello: fortalecer tus debilidades una vez que las conoces, y facilitar el cierre de la etapa. Así emprenderás con mejores habilidades y ánimo renovado el siguiente reto.

2. Recicla

Reúne aquellos elementos de tu proyecto o tarea que pueden ser de utilidad en un momento futuro de tu carrera, y consérvalos. Desde lo material (productos concretos como programas o prototipos) hasta la experiencia y las ideas. Cuando las circunstancias cambien, podría lograr retomarlo.

3. Aprovecha la experiencia
El tiempo que insvertiste en un proyecto injustamente terminado es la inversión más valiosa, de modo que revisa cuáles sons us frutos: experiencia, nuevas relaciones, nuevos conocimientos… Todos estos beneficios son los elementos en los que te debes enfocar. Podrían significar el inicio de un nuevo trabajo si los sabes aprovechar.

4. Cuida tu reputación
La más grave secuela de un proyecto fallido es que las empresas suelen culpar a los responsables de los fracasos, y entre mayor haya sido tu compromiso con el proyecto, mayor será la culpa que te deleguen. Y esa reputación viajará a la velocidad de la luz fuera de tu empresa. Lo peor que puedes hacer: dar explicaciones. La estrategia para salir adelante: no vayas tras un gran proyecto. Conserva un peril bajo, con tareas de alcance medio, hasta que tengas la oportunidad de demostrar que esa reputación es falsa.

5. Busca otro proyecto
Hay una regla que siempre se cumple tras el fracaso: no importa cuan grande sea tu falla, no estás ante el último trabajo de tu vida. Nuestro consejo: acepta lo que venga sólo para mantenerte en forma, regulas tus ambiciones hasta que logres estar en forma de nuevo.