Vivienda

Cuando no podemos pagar la hipoteca

Lamentablemente esta es una situación cada día mas frecuente en nuestro país. Igualmente no hay que entrar en pánico, hay una serie de pasos a dar que son necesarios y muy importantes. En un post anterior habíamos visto las ayudas que dará el gobierno para ayudar en algunas situaciones específicas. El pago de media cuota por un plazo determinado (2 años) para las personas que están en paro, entre otras situaciones, es una de las ayudas mas publicitadas en los últimos días.

Si bien las condiciones de cada hipoteca, según la institución financiera y lo que se negoció, son diferentes; en líneas generales lo que veremos aplica a la casi totalidad de los casos.

Cuando se suspende el pago de la cuota, se van desencadenando una serie de pasos. Con una sola cuota, el banco envía un aviso para confirmar la situación. En los 5 meses siguientes, se van acumulando recargos e intereses por el no cumplimiento. La deuda va aumentando de un modo rápido y crítico. En este momento el banco contactará al deudor intentando resolver la situación. Este contacto será siempre por escrito y apegado a un protocolo.

Por una cuestión de reglamentación vigente, el banco tiene la obligación de reservar el equivalente a esa deuda. Esto es un serio problema para la institución financiera. Al sexto mes se inician las acciones judiciales, activando las garantías. Es importante recordar que la deuda aumenta en forma muy importante. No es sólo el saldo de hipoteca, son las cuotas atrasadas más los intereses y recargos.

Aproximadamente al año, o tal vez un poco más, se procede a la subasta. En un post siguiente seguiremos desarrollando el tema.

Fuente: idealista.com | Imagen: bolsacinco.com