Vivienda

Código de buena prácticas… para pocos

colourful dwelling house

La pasada primavera el Gobierno aprobó un código de buenas prácticas para atenuar de alguna manera el terrible drama de las ejecuciones hipotecarias. Pues bien, los datos que se conocen acerca de los beneficiarios de este código son los siguientes: en sus primeros meses en vigor, la ley ha beneficiado tan sólo a 52 afectados (datos de entre marzo y junio). Sin embargo, la banca ha recibido 568 solicitudes. De esa cifra, un total de 220 han sido rechazadas, 8 se han saldado mediante dación en pago y sólo en 44 casos se ha reestructurado la deuda.

El código de buenas prácticas es una hoja de ruta para que la banca se muestre flexible con el producto hipotecario que el cliente ha firmado en las familias más vulnerables ante la crisis. En particular, esta ley considera como posibles beneficiarias aquellas familias con todos sus miembros en el paro, con una sola residencia y cuando las cuotas de la hipoteca superen el 60% de los ingresos. Otro punto de este código que debemos conocer es que el valor del inmueble no puede superar los 200.000 euros (en las grandes ciudades) y los 120.000 en poblaciones más pequeñas. Si se cuenta con avales solventes tampoco se puede uno acoger a este código.

Con semejantes restricciones es fácilmente comprensible que tan sólo poco más de 50 personas se hayan podido beneficiar, aunque desde el Ministerio de Economía afirman que hay que esperar más meses para poder realizar una valoración de la medida. ¿Qué opináis vosotros?