Economía

Los efectos del cierre de las grandes empresas

empresas

En los últimos meses, algunas de las más importantes empresas españolas han anunciado su decisión de cerrar o de despedir a parte de su plantilla. No hace mucho, la popular Panrico confirmaba el despido de 2000 de su trabajadores y anunciaba recortes salariales de hasta el 45%.

La penúltima en incorporarse a las grandes empresas afectadas por la crisis es la papelera Sniace, que debido al incremento del precio de los suministros, y de las tasas ambientales, ha reconocido que, muy probablemente se verá obligada a despedir al 100% de la plantilla debido a la imposibilidad de cubrir todos los pagos.

Empresas grandes, empresas pequeñas

Muchas localidades medianas vieron un resurgir de su economía gracias a la implantación de una empresa importante, que dio trabajo a un porcentaje alto de habitantes del pueblo, en algunos casos, hasta el 50% de la población. Pero más allá de los trabajos directos que una gran marca proporciona, muchas pequeñas empresas y comercios viven, indirectamente, de estas marcas.

La estabilidad laboral y un buen puesto de trabajo animan al consumo dentro de la localidad, de modo que si una gran empresa quiebra, o se ve obligada al cierre, con ello están condenando a otros pequeños negocios al despido de parte del personal o incluso al cierre.

Más allá de los efectos en la economía, el cierre de grandes empresas en localidades medianas, hace visible la necesidad de emigrar a otras localidades y son, sobre todo, los jóvenes lo que más pronto abandonan la ciudad de origen por la imposibilidad de encontrar trabajo.

Cuando una empresa cierra…

La crisis de los astilleros, la de Panrico, o la de Sniace no solo condenan a sus trabajadores a convertirse en un número más en la cifra de parados del país, sino que afectan de forma significativa en la economía de la localidad y, por consiguiente, en la de todo el país.