Empresas

Científicos desarrollan la fórmula que explicaría la procrastinación

Como ya se sabe, procrastinar es el dilatar, hasta níveles suicidas, las tareas más importantes y que, muchas veces, se saben esenciales para sobrevivir. Lo que no esta muy claro es el porqué lo hacemos (es decir: no sabemos bien a bien porqué no hacemos lo que deberíamos hacer si tenemos todo para hacerlo).

Hasta ahora.

Piers Steel, un profesor canadiense, quien ha estudiado a lo largo de ¡diez años! los hábitos y recursos de los procrastinadores, ha logrado desarrollar una fórmula que explica las razones que nos mueven a no movernos:

U=EV/ID

Donde U es la Utilidad de la tarea una vez realizada, cuyo valor es proporcional al producto de la Expectación (E) por el valor del trabajo finalizado(V) e inversamente proporcional a la inmediatez de la tarea (I) por la sensibilidad de la persona al retraso (D).

Sabemos que suena profundamente estúpido, pero según el profesor se trata de una ecuación que demuestra la esencia de la procrastinación. Es decir: que los que retrasan voluntariamente la realización de una tarea importante no lo hacen por vagos o perezosos, pero tampoco por un espíritu perfeccionista que los impele a esperar el momento adecuado para poseer los elementos y la fuerza para realizar esta tarea.

No: según las investigaciones del profesor Steel que siguió por una década los hábitos de trabajo de 250 estudiantes), los procranistadores son seres que viven más por el hoy que por el mañana, y prefieren las tareas sencillas a las complicadas, pues suelen implicar recompensas inmediatas. Es decir, piensan a corto plazo, aunque se preocupan por su trabajo.

Lo que nos interesa de la noticia, como a ti, es saber en qué Universidad realizó sus estudios el profesor Steel. También queremos que nos paguen durante diez años para descubrir alguna otra obviedad… Por ejemplo, si los pingüinos no puede agacharse porque no tienen rodillas.

Aunque tal vez, mejor lo dejamos para mañana…

Fuente | Daily Telegraph

Imagen | Adaptation