Economía

Las claves del céntimo sanitario

céntimo sanitario

El impuesto sobre las ventas minoristas de determinados hidrocarburos, o céntimo sanitario, es un gravamen que se aplica desde 2002 y que tiene por objetivo la financiación de la sanidad. En sus inicios era un tributo no obligatorio al que solo se acogieron algunas comunidades autónomas, en 2012 sólo cinco no lo incluían.

Y desde hace algún tiempo existía la polémica sobre la legalidad de este tributo que suponía un incremento de entre 1,2 y 4,8 céntimos por litro de combustible, algunos consumidores consideraban que este impuesto rozaba la ilegalidad, ya que no tenía más afán que el recaudatorio. Ahora la justicia europea da la razón al consumidor y ratifica la ilegalidad del céntimo sanitario, con carácter retroactivo.

13.000 millones que habría que devolver

Sentencia con carácter retroactivo la que ha impuesto el Tribunal de La Haya y que ha confirmado que el céntimo sanitario es un impuesto sin un fin específico y que grava, por segunda vez, un producto sobre el que ya existe un impuesto similar.

El total de dinero recaudado en este concepto es de 13.000 millones de euros, según una primera estimación del Ministro de Hacienda.

¿Podré recuperara lo que pagué como céntimo sanitario?

De momento, el carácter retroactivo de la sentencia obliga a devolver a los consumidores el total de dinero pagado en concepto de céntimo sanitario, que en palabras de Montoro, había supuesto unos 13.000 millones para las arcas del Estado.

Sin embargo, particulares y empresas tendrán que justificar todo el gasto en combustible en los últimos 10 años, y la única forma en que esto será factible es la presentación de facturas. Además, el desembolso total del dinero recaudado podría suponer el batacazo final para una débil economía.

Lo que si es cierto es que, para evitar problemas, el céntimo sanitario ya se incluye como parte de los impuestos a hidrocarburos desde el 01 de enero de 2014.