Finanzas

BBVA: Unos que vienen, otros que se van.

La noticia financiera de la semana será sin duda esta: El ex presidente de Fadesa compra el 5% de BBVA y se convierte en el primer accionista del banco.

Aclara el artículo que es el primer accionista individual, ya que Chase Nominees agrupa acciones por el 5,7% del Banco en representación de terceros (a muchos nos gustaría saber quien esta detrás).

El caso es que Jove ha movido ficha. Tras la venta de Fadesa a Martinsa le tocaba comprar. Debía reinvertir por motivos fiscales. Y lo ha hecho a lo grande, convirtiéndose en accionista de referencia del BBVA.

Lo curioso es que Francisco González, conocido como FG, y presidente del Banco, se ha pasado los últimos años desdeñando la consolidación de un núcleo duro de accionistas del BBVA. O visto lo visto, lo que quería decir es que no era necesario un núcleo duro del que no se fiase.

Así, por un lado desdeñaba aproximaciones de otros señores del ladrillo dispuestos a invertir sus plusvalías. Por otro, creaba una Unidad de Atención a Grandes Accionistas, para tenerlos controlados y amodorrados (Gutiérrez que le veo). Y si había que plantar cara, como a Rivero, se le plantaba. Pero en el fondo era consciente de su debilidad institucional. En una SA lo que cuentan son las acciones, y el control que tenia de ellas parecía muy escaso.

En estas que aparece el Sr. Jove, del que FG parece fiarse. Gallegos ambos, Fadesa tuvo una larga relación comercial con el Banco, que incluso desempeñó un papel fundamental en la venta de la promotora. Y es que este tipo de operaciones son las que se le dan bien al ex fundador de FG Inversiones. Otras no tanto.

Algunos medios recogen el profundo malestar de la plantilla por las peregrinas ideas de la Dirección del Banco. La presión se ha disparado, y por lo que se ve hacía objetivos equivocados. ¿Cómo vas a presentarte como un experto en Fondos después de haberle colocado una cacerola a un ahorrador? FG nunca ha sido un Banquero y no parece entenderlo. Lo cierto, es que en los últimos años, y tras la finalización de la crisis de la fusión entre Bilbao Vizcaya, eran pocos los que salían del BBVA, camino a otras entidades. Actualmente, y se comenta en la calle, la rotación se ha disparado. El BBVA no le sigue pareciendo atractivo a buena parte de sus empleados.

Unos vienen y otros se van. El problema es que se van los que hacen negocio, negocio bancario de verdad, señor González.

via: elblogsalmon.com

Etiquetas: