Empresas

Bankia y la troika

Strike

Una de las condiciones sine qua non para que Bankia reciba dinero destinado a su recapitalización es la de reducir su estructura. Así de precisa se mostró la famosa y temida troika. ¿En qué se traduce semejante idea? ¿En embargar los bienes a los directivos de la entidad que son responsables de la quiebra económica de la entidad financiera? No, obviamente que no: se trata, nada más y nada menos, de plantear uno de los mayores expedientes de regulación de empleo (ERE) de la historia de nuestro país. Se trata de despedir a más de 6.000 empleados y de aplicar una rebaja salarial a los afortunados restantes que podría alcanzar el 40%.

Por este motivo los sindicatos habían convocado una jornada de huelga para mañana día 6 de febrero y que finalmente ha sido cancelada. ¿El motivo? Pues parece ser que hay avances en las negociaciones con el equipo directivo de Bankia para flexibilizar el contenido final del ERE. Sin embargo, a pesar de que la huelga ha sido cancelada, mañana sí habrá parones y concentraciones. Existe plazo hasta el viernes para alcanzar un acuerdo. Los puntos calientes se encuentran en las indemnizaciones que podrían recibir aquellos a los que se despida y la situación de los mayores de 55 años, que podrían recibir prejubilaciones si es que finalmente las negociaciones llegan a buen puerto.