Euríbor

Banco Base se disuelve antes de nacer

Tanto se tensó la cuerda que al final se rompió. Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria han decidido romper su unión con Caja del Mediterráneo (CAM) y disolver el proyecto de lo que iba a ser Banco Base, lo que escenifica el fiasco de lo que iba a ser el primer SIP (Sistema Institucional de Protección) en salir a bolsa.

El primer movimiento de este divorcio anunciado lo hizo CAM, que se adelantó a pedir ayudas al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) una vez consumada la separación de sus socios. El presidente de la caja, Modesto Crespo, ya ha acudido al Banco de España para explicar las razones de la ruptura y los planes de viabilidad de la entidad.

Las desavenencias entre la CAM y el resto de socios de Banco Base han desembocado finalmente en que Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria decidan -casi con toda seguridad- formar entre ellas un nuevo grupo financiero. Sin los problemas de solvencia de la CAM, una fusión solo entre ellas tres no necesitría recapitalizarse ni, por lo tanto, recurrir a ayudas de capital público. Eso sí, no se cierran a posibles incorporaciones futuras, aunque tampoco lo ven una necesidad a corto plazo.

El Banco de España ha preguntado al Banco Santander, BBVA y La Caixa su posible interés por adquirir la CAM. También lo ha hecho con el Banco Popular y el Banco Sabadell; pero ambos consideran que la caja,  con 70.000 millones de activos, es demasiado grande -y peligrosa- para ellos. Y es que parece que nadie sabe con exactitud el déficit de capital de la CAM. El Banco de España estimó en un principio que la entidad necesitaría 1.447 millones de euros, pero la alarma saltó cuando el consejo de administración de la caja decidió solicitar 2.784 millones para recapitalizarse. De hecho, Banco Base pidió 1.493 millones en mayo de 2010 principalmente para la CAM, ayuda que nunca llegó porque estaba supeditada a un acuerdo final que al final no se ha materializado.

Si finalmente entra el fondo de rescate, el Estado nacionalizará la caja,  la saneará y después tratará de venderla al mejor postor. Algo que puede llevar un tiempo y que seguramente tendrá un coste para el erario público. Por eso el Banco de España apuesta por la entrada del FROB hasta la venta a un competidor, antes que en una intervención.

De momento ya se han producido reacciones tanto empresariales como políticas, sobre todo en la Comunidad Valenciana. El presidente de la patronal valenciana, Rafael Ferrando, culpa de la ruptura “a las tres cajas muy regionales que no tenían ni visión ni medios para gestionar la CAM”. Otra consecuencia inmediata es que se han paralizado las 860 prejubilaciones pactadas en CAM.

  • Pere

    Nada, no pasa nada. Si se forran, pues tan amigos. Y si no, a malas, pues ya estamos los ciudadanos para poner lo que falta. Faltaría más.

  • Pingback: La CAM: ¿vale más entera o a trozos? | Euribor.es