Vivienda

Alquilar a estudiantes

Trio of flatmates

Alquilar el piso a estudiantes es algo que puede llegar a ser muy buen negocio si hacemos las cosas bien. Es el momento del año para evaluar y concretar este tipo de arrendamientos, ya que las clases están por comenzar. Este tipo de alquiler tiene la ventaja de ser por un tiempo limitado, se puede alquilar la totalidad del piso o solo algunas habitaciones, etc. El punto es conocer el marco legal para evitar problemas.

Contrato de alquiler

Cuando se alquila todo el piso, el contrato se rige por la Ley de Arrendamientos (LAU) con lo que esto implica. Es importante señalar en el contrato que se trata de un alquiler temporal a un estudiante ya que de otro modo es un alquiler normal con todas sus extensiones.

Garantía de alquiler

Partiendo de la base que los estudiantes no tienen dinero, hay que ser muy exigentes con la garantía. Si son varios los que alquilan, hay que firmar el contrato con uno que se hace responsable. En caso contrario nos puede ocurrir que uno de los estudiantes deje el piso, por lo que los demás pretendan dejar sin pagar su parte. Si el responsable legal es uno solo, no hay problemas de este tipo.

Si alquilamos por piezas, no aplica la LAU. En estos casos también se hace un contrato donde se debe ser lo más claro posible. Hay que especificar que habitación se alquila, las fechas y monto del pago, finalización del contrato, etc. Cuanto más claro se es, menos problemas futuros. La morosidad más baja se ve en este tipo de arrendamientos por habitaciones.