Vivienda

Algunas dudas sobre las Viviendas de Protección Oficial

Siguiendo la línea de análisis de algunos post anteriores, veamos algunos puntos que resultan poco claros, en cuanto a la planificación y ejecución de este tipo de planes.

En cuanto a la planificación, un primer punto es el cuantitativo. Está claro que el Estado debe hacerse cargo, en alguna forma, de colaborar en la solución de un problema tan sensible como el de la vivienda, en sectores vulnerables. El punto es definir cuál es ese sector, y por lo tanto, cuántas familias deberían ser asistidas por este medio. A veces se proyecta una cierta sensación de injusticia.

Las cifras de cuál es el verdadero déficit real de viviendas, por lo tanto, cuántas sería necesario construir, son como mínimo, muy variables y discutibles. Se mencionan números espectacularmente altos, que parecen no tener en cuenta las viviendas ociosas que ya están construidas, con o sin necesidad de ser rehabilitadas.

Dónde deberían localizarse las mismas, es otro punto dudoso. Tiempo atrás, la prensa inglesa publicaba un artículo sobre los nuevos “pueblos fantasmas” en la periferia de algunas ciudades españolas. Según el mismo, se habrían construido un importante numero de viviendas protegidas, que no se han adjudicado, pasado un tiempo más que razonable.

Considerando la ejecución, España entera está asombrada con la polémica de los “poceros ”. Las diferencias de costos son tan abismales, para un tipo de construcción similar en cuanto a calidad, que hace suponer que en algún punto se está cometiendo un error.

Tal vez estas dudas, se podrían resolver con una mejor estrategia de comunicación. Igualmente parece necesario re -analizar el asunto más de fondo.

Imagen: flickr.com