EconomíaVivienda

Algunas cifras de la crisis inmobiliaria en Estados Unidos

La crisis inmobiliaria que posteriormente se generalizó, ha tenido como uno de los primeros países en manifestarse, a Estados Unidos. Es justo decir que en ese país, todos los factores predisponentes para la misma, se dieron en grado sumo. Las hipotecas basura, dando préstamos a personas sin antecedentes buenos, o peor aún, con malos antecedentes, fueron norma durante un tiempo prolongado en Estados Unidos.

Lo mismo sucedió con todos los demás factores. Se asumieron riesgos absurdamente altos y los controles fueron increíblemente pocos. La burbuja crecía y el crash se podía visualizar sin muchas dificultades. En estos meses se están viviendo con mucha intensidad las consecuencias, tal vez de un modo mayor al previsto, ya que el arrastre de otros sectores fue amplio e igualmente intenso.

Cifras difundidas la semana pasada informan de un crecimiento en el número de ejecuciones de hipotecas, nada menos que del 25 % en relación a igual mes del año 2007. Sólo en el último mes el incremento fue del 5 %. Tal vez como reacción a esta situación que están viviendo miles de familias norteamericanas, se flexibilizaron en parte los plazos previos a la ejecución. La pregunta sería si es efectivo hacerlo. En algunos casos, seguramente que sí. Pero en un alto porcentaje, lo único que se consigue es dilatar los tiempos de un final seguro.

Algo más preocupante aún, si cabe, son otras cifras publicadas. Según algunas fuentes, más del 20 % de estas ejecuciones no consiguen saldar la deuda. Por ese motivo, la persona pierde su casa, pero debe continuar pagando.

Imagen: consumer.es