Economía

Cómo gastar menos en energía eléctrica

Energy efficiency

Uno de los aspecto que se convierte en preocupación cotidiana es el aumento de las tarifas en el consumo eléctrico. Lo increíble es que por una parte se nos anuncia que el importe de la tarifa aumenta y seguirá aumentando, y por el otro se nos advierte que esta subida no es suficiente para paliar el costo de producirla. Es decir: en el horizonte más inmediato, la luz no hará sino subir sin  remedio…

¿Cómo podemos pagar menos cada mes?

Reducir el consumo. El primer consejo es algo obvio, pero no por ello nada sencillo de hacer. No por ello hay de dejar de intentarlo. Es necesario cambiar los hábitos que producen un mayor derroche: apagar las lámparas de las habitaciones al salir de ellas, evitar el uso del stand by, cambiar las bombillas por modelos de bajo consumo…

Cambiar la potencia contratada. Por contrato, la factura se divide en dos partes: una fija, la potencia contratada que equivale al número de electrodomésticos y luces que se pueden utilizar a la vez. Y la variable, que es el consumo, o la cantidad de energía que se gasta mes a mes. Muchas veces, el usuario ha contratado una potencia superior a la que necesita. De ser así, hay que buscar la oferta de la empresa que nos da un mejor precio por la potencia que se necesita.

Evitar estimaciones. Hay que revisar la factura para comprobar si el cobro se realiza con una tarifa basada en la lectura estimada. De ser así, hay que considerar el reclamo para recibir una lectura real y una tarif ajustada al gasto verdadero.