Economía

Ahorra dinero al imprimir

Saving Money

Una de las grandes injusticias de la vida es que las impresoras, en su mayoría muy baratas, funcionan con cartuchos de tinta… mucho más caros que todas ellas, y que duran muy poco. Si tienes un negocio que requiere cotidianamente de impresiones o si estudias y debes imprimir reportes y trabajos, sabrás muy bien cómo se sufre a ese respecto.

¿Cómo puedes ahorrar en tinta de impresoras… sin dejar de imprimir?

Imprime sólo lo necesario. Sea cual sea la imagen o el archivo en el que te encuentres trabajando, haz un uso responsable de tu impresora. Procura sólo imprimir las versiones finales, y revisa exhaustivamente cada detalles del ítem en tu monitor. No sólo ahorras en tinta: también te obligas a un mayor control de calidad.

Atiende la versión preliminar. Antes de enviar a impresión toma unos momentos para revisar desde el ordenador la versión preliminar del documento: puedes consultarla desde el panel de control del software de tu impresora: ¿Los bordes son correctos? ¿La elección del color? ¿La calidad de la impresión? ¿El número de páginas? ¿La fuente?

Imprime en modo rápido. Si necesitas un documento para leer, elige la impresión más rápida o económica. Suele tener la legibilidad óptima para una buena lectura.

Omite las imágenes. Si se trata de un informe para revisar o leer, y si te es posible, omite que se impriman las imágenes: en ellas reside el mayor gasto de tinta.

Usa servicios de impresión externos. En el caso de fotos o planos, acude a un servicio de impresión profesional: es mejor gastar unos cuantos euros en una buena impresión en papel óptimo que gastar todo un cartucho de tinta en una hoja de papel común que no te servirá de nada.