Finanzas

¿Adicto a las tarjetas de crédito? (I)

Las adicciones (sean a sustancias o conductas) tienen algo en común: atentan contra nuestro bolsillo. Y una de las más nocivas es la adicción a la tarjeta de crédito. La compulsión por comprar es terrible, en particular si sólo contamos con dinero plástico para hacerlo. El crédito es una sola cosa:

dinero más caro.

Abusar de la tarjeta de crédito es un doble derroche: el del objeto que se compra y el de los interese que nos produce la compra. Además, el adicto a las compras a crédito no tiene la liquidez para afrontar sus deudas, de manera que paga el menor porcentaje de capital, generando una mayor deuda debido a los intereses.

Como en todas las adicciones, el primer paso de la recuperación es reconocer el problema. ¿Cómo? Revisa tu estado de cuenta: ¿Cuántas compras inútiles y compulsivas hay ahí? ¿Cuántas no recuerdas haber realizado? ¿Cuál es tu monto de pago mensual? ¿Has duplicado tu deuda original con los intereses?

Sí es así, mírate al espejo y repite con nosotros. “Hola. Soy X, y soy adicto al crédito”.

Imagen | Asociated content