Vivienda

ADICAE propone paralizar los embargos durante tres años

ADICAE propone paralizar los embargos durante tres años

Tras el anuncio del José Luis Rodríguez Zapatero de abrir un debate para tomar medidas relacionadas con las tremendas consecuencias sufridas por las familias que no pueden pagar sus casas vino la decepción. Dichas medidas de las que hablaba ZP no son más que el aumento de la cantidad inembargable a los que ya hayan perdido su vivienda.

Según el presidente de ADICAE, Manuel Pardos, se trata de una medida “decepcionante”.

Pardos afirma que esta propuesta sólo sirve para “ayudar a la Banca a que te siga cobrando toda la vida y se alargue más el plazo de la deuda después de haberte expulsado de tu vivienda”.

Paralización de los embargos

Ante esta “decepción” ADICAE pretende proponer al Presidente del Gobierno y al resto de grupos parlamentarios la solución, a su juicio, más eficaz ante la gravísima situación que viven las familias hipotecadas para hacer frente a los pagos. Dicha solución se basa en “paralizar los embargos de forma inmediata, durante tres años”, tomando como ejemplo las medidas tomadas por Obama ante las conocidas “hipotecas subprime”que afectaban a 10 millones de familias en los Estados Unidos. Las medidas del presidente de los Estados Unidos consistieron en parar los embargos con una moratoria y pactar los intereses con aportaciones de la Reserva Federal y de la Banca.

ADICAE calcula que con cifras entre los 300 y 500 millones de euros se podrían parar todos los desahucios y “acabar así con un drama y una injusticia que resultaría favorable para la economía”.

Según datos publicados por ADICAE se han producido ya unos 300.000desahucios y se prevén otros tantos hasta 2012, “un drama social que se tendría que haber impedido hace tiempo, por lo que no cabe otra solución que paralizar los embargos y terminar con esta banca “abusiva e injusta”. Manuel Pardos, insta al Gobierno a escuchar las propuestas en materia hipotecaria de la asociación presentadas por varios grupos parlamentarios y que hasta ahora habían sido rechazadas por el Ejecutivo.