Vivienda

Adicae pide soluciones a los abusos hipotecarios

Adicae pide soluciones a los abusos hipotecarios

La Asociación de Usuarios, Bancos, Cajas y Seguros ha pedido a los partidos políticos que incluyan en sus programas electorales medidas para hacer frente a los problemas hipotecarios a los que se enfrentan los ciudadanos.

Adicae ha acusado a los partidos políticos de mostrar “indiferencia” y “pasividad” ante estos graves problemas en sus programas electorales de las pasadas elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo.

Desde el pasado mes de febrero, la asociación ha remitido sus propuestas a 259 candidaturas y ha mantenido más de un centenar de reuniones con 17 partidos  políticos distintos, consiguiendo que 20 programas recojan algunas de sus propuestas y que 66 candidaturas incorporen determinadas reivindicaciones.

Las propuestas de la Asociación van desde la paralización de embargos hipotecarios por parte de las entidades bancarias que hayan optado a la financiación pública del FROB como también la regulación de la dación del inmueble en pago al préstamo solicitado y que en los procedimientos de ejecución se mantenga la tasación inicial de la vivienda.

Por otro lado proponen que en el caso de vivienda protegida cuando los propietarios no puedan hacer frente al pago se reconvierta en vivienda de alquiler con condiciones asumibles para los ocupantes.

En cuanto a los ciudadanos que ya han sufrido un embargo y desalojo, que no tengan más bienes y sus rentas sean inferiores a 20.000 euros anuales, ADICAE solicita que sean realojados en las casas que forman parte de la bolsa de vivienda para alquiler, en inmuebles propiedad del ayuntamiento o de la comunidad autónoma, etc.

Asimismo solicitan incluir como “abusiva” la cláusula suelo y la aprobación de una ley que establezca “mecanismos de información, prevención y mediación” ante situaciones de insolvencia de las familias endeudadas y también la creación de un fondo de ayudas para éstas.

Además reclama ampliar y mejorar el acceso a la vivienda digna, con una financiación justa y sin condiciones abusivas, así como fomentar el alquiler social de vivienda.