Empresas

Abraza más y tu vida laboral mejorará

La vida moderna cada vez nos impulsa a una sociedad a la distancia. Incluso las leyes nos han hecho repeler el contacto físico como parte de nuestro discurso cotidiano. Nuestros abuelos se metían mano sin la necesidad de interponerse una demanda por acoso, y eran más felices. Sus relaciones laborales estaban permeadas por un sentido de la camaradería y la fidelidad que ahora no alcazamos ni con nuestras relaciones más cercanas. Quizá deberíamos cuidarnos menos, y abrazar más.

1. Abrazar es quimicamente bueno

El contacto con alguien que te agrada libera dopamina, un neurotransmisor que mejora la actividad cerebral, el ritmo cardíaco y tu inmunidad.

2. Abrazar evita los tics

Abrazar, incluso a la gente que no te gusta, disminuye la nececidad de tocarte. No, no de esa manera, sino esos contactos involuntarios  como repasarte el pelo, frotarte las manos, tocarte la barbilla, morderte las uñas… muestras de ansiedad que te hacen verte o nervioso o inseguro.

3. Abrazar te hace más joven

Los chicos se abrazan con frecuencia, celebrando las cosas más banales, lo que crea un sentido de pertenencia y relajamiento. Entre más crecemos, más rígido es nuetros trato, y más distante. ¿Te has preguntado porque los mayores piden abrazos todo el tiempo?

4. Abrazar deshinibe

Nadie abraza más que un ebrio. Cuando las defensas naturales están bajas, tendemos a un trato más abierto, pero el alcohol rebaja nuestras buenas intenciones. Pero el cuerpo no miente: ahí donde las palabras fallan, un abrazo puede obrar milagros. Las grandes crisis se dejan atrás con un abrazo. Inténtalo.

Fuente | Penelope Trunk

Imagen | Tizeros