Finanzas

A las calificadoras no les gustan los bancos españoles

Kurs-Chart mit Euro-Münzen

BBVA, Santander, Bankinter, Banco Sabadell, Ibercaja, BBK, la Kutxa,  CaixaBank y Bankia, y la fusión de Popular con el Banco Pastor son algunas de las principales instituciones financieras españolas, y pasto de la nueva siega de las calificadoras estadounidenses, de las que sólo han cosechado notas negativas: S&P y Fitch han bajado la calidad crediticia de 15 entidades españolas.

¿No entiendes lo qué es una calificación o una agencia de ráting? Asiste a un buen curso financiero para entenderlo y tomar control de tu futuro.

A pesar de su buen desempeño en las pruebas de estrés (las mismas que tan bien el ahora descuartizado franco-belga Dexia) la banca española ahora es objeto de la revisión de las calificadoras norteamericanas S&P y Fitch, y su mirada no es nada condescendiente…

El primer golpe se lo llevan BBVA y Santander, las dos instituciones bancarias más robustas de España, que a ojos de Standard & Poor’s y Fich bajan un punto en su calificación.

No salen mejor libradas Bankinter, Banco Sabadell, Ibercaja, BBK, la Kutxa, y la patronal de las cajas (CECA), que junto con BBVA y Santander: han recibido Standard & Poor’s una calificación negativa en su deuda a largo plazo.

Para Standard & Poor’s, la CaixaBank y Bankia quedan en suspenso y a revisión de su calificación. Otra amenazada por la posibilidad de nota más corta es la fusión del Popular con el Banco Pastor.

Fitch no es mucho más benevolente, y recorta la calificación a Santander, BBVA, Sabadell, Banesto, Popular, Caixabank, Guipuzcoano y la Caixa. ¿Sus razones? Que los bancos no pueden tener una mayor calificación que su país sede. La culpa es de España, pues…

Para S&P, las razones de las notas en suspenso o negativas son los datos a la baja en las previsiones de crecimiento de institución, la situación de riesgo del mercado inmobiliario y la generalizada incertidumbre financiera.