Economía

¿Sigue Hungría?

Sigue Hungria

La siguiente de las fichas que cae en ese efecto dómino que es la economía europea no será (para sorpresa de no pocos) España, ni tampoco Italia. El dedo de la fortuna (que se parece mucho al e la economía) señala a un país del bloque comunista, y esta vez es Hungría la que deberá someterse al régimen que le impongan el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea.

Hungría ha reconocido el día de hoy una deuda de casi 5.000 millones de euros, que deberá refinanciar, mientras que su moneda (el forinto) cotiza en mínimos históricos con relación al euro  y los rendimientos de sus bonos a 10 años rinden por encima del 11%.

Hungría ya ha anunciado que inicia “sin condiciones previas” negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE) para pactar un préstamo de entre 15.000 y 20.000 millones de euros para evitar el colapso de su economía. Quien dirige las negociaciones es un ministro sin cartera, Tamás Fellegi, quien ya ha adelantado que si bien “no es seguro” que Hungría acepte todas las propuestas del FMI, “está dispuesta a negociar sobre todas, sin condiciones previas”. El representante húngaro no se corta al hablar de la necesidad de un “acuerdo rápido”.

El estallido de la Crisis húngara se ha producido debido a que, a juicio de las autoridades económicas internacionales, las  enmiendas en su Constitución “merman la independencia de su Banco Central”.

Apenas hecho el anuncio de las negociaciones, el forinto sufrió un nueva depreciación, hasta llegar a las 324 unidades por euro.